Causas y síntomas de la bronquilitis

La infección respiratoria más frecuente en los niños menores de dos años se da, sobre todo, en invierno y es muy contagiosa.

La bronquiolitis es una infección respiratoria producida por un virus, el virus respiratorio sincitial (VRS), en la que se inflaman los bronquios y los bronquiolos, que son las vías aéreas, o conductos más pequeños, que llevan el aire dentro del pulmón.
Conforme estas vías respiratorias se van inflamando, se hinchan y se llenan de mucosidad, lo que dificulta la respiración.
Afecta a los niños y niñas menores de dos años, sobre todo a los menores de seis meses aunque la mayoría de ellos presentan un cuadro leve, y sólo algunos tienen que ingresar en un hospital.

Contagio y prevención

Es una enfermedad bastante contagiosa. Los gérmenes que pueden provocarla se propagan a través de gotitas del fluido procedentes de la nariz y la boca de una persona infectada, que son transportadas por el aire mediante estornudos, toses o risas. También pueden acabar sobre objetos que toca la persona infectada, como pañuelos usados o juguetes. Los bebés que asisten a guarderías tienen mayor riesgo de contraerla, al estar en contacto directo con muchos niños pequeños.
La mejor forma de evitar la propagación de los virus consiste en lavarse las manos a menudo. Asimismo, ayuda mantener a los bebés lejos de personas resfriadas o con tos.
Los niños que están expuestos al humo del tabaco tienen también más probabilidades de contraer bronquiolitis más graves. Por eso es tan importante evitar exponer a la población infantil al humo del tabaco.

Cuándo es aconsejable acudir al pediatra

Al principio de la enfermedad, los niños suelen presentar aumento de mucosidad y tos. Es un cuadro catarral que, en la gran mayoría de casos, evoluciona de forma espontánea hacia la curación.
Es necesario acudir al pediatra cuando aparezcan estos síntomas:

  • el niño respira de forma muy agitada,
  • la piel se hunde en las costillas,
  • presenta dificultad para ingerir alimentos o los rechaza,
  • está muy alterado o bien muy dormido,
  • la fiebre es muy alta,
  • emite un quejido o “silbidos”al respirar,
  • presenta color azul en labios o uñas, espontáneamente o con la tos
  • hace pausas respiratorias.
     

 

Localizador de Farmacias

Encuentra tu Farmacia Alphega más cercana:

Utiliza el espacio para buscar tu Farmacia Alphega más cercana

Alphega Farmacias de la A a la Z ►