Cuidado de la piel de los labios

Como cualquier otra parte del cuerpo, los labios también requieren unos mínimos cuidados para garantizar su correcta higiene y salud.

Los labios son una de las zonas más visibles de la cara y, a su vez, una de las más delicadas, ya que, al estar tan sólo recubiertos por una fina capa de piel, los agentes externos, como el frío o el calor, actúan sobre ellos sin piedad. Son también una de las partes más activas del cuerpo humano y, no obstante, la que menos atención recibe por parte de la mayoría de las personas. Dedicar a nuestros labios un mínimo de atención de vez en cuando es suficiente para mantenerlos siempre protegidos, limpios y brillantes:

  • Para impedir que la piel de los labios se cuartee por la acción del frío, hay que evitar, en primer lugar, humedecerlos o mordisquearlos cuando nos hallamos en el exterior: la saliva es una enzima que contiene bacterias y un pH diferente al de la mucosa labial. También se aconseja no arrancarse los “pellejitos”, molestos, pero que pueden llegar a romperse y sangrar, provocando infecciones.

  • Secar y lavar los labios después de comer alimentos ácidos o salados, pues sus residuos podrían irritar la piel.

  • Asismismo, es importante saber elegir un buen lápiz labial, cambiarlo cada seis meses, preferir los hipoalergénicos y verificar que no posea un exceso de colorantes  y conservantes.

  • Practicar la “gimnasia labial”, que consiste en realizar movimientos pronunciando algunas letras, sería también conveniente para mantenerlos “en forma”.

 

Capacidad de regeneración

Una de sus características principales es su gran capacidad de recuperación.

La piel de los labios se regenera cuatro veces más que el resto, pero, como es muy delgada, se daña más fácilmente. No obstante, hay que tener en cuenta que los labios tienen la propiedad de decrecer un milímetro cada cinco años, siendo ésta una característica más de la vejez.

Otro de sus enemigos es el tabaco. El cigarrillo sobre los labios produce microlíneas y, en el caso de las personas que se quedan con el cigarro mucho tiempo en la boca, puede provocar quemaduras y lesiones premalignas llamadas actínicas.

Cuidados diarios

La higiene es fundamental para lucir labios saludables. Para esto, se recomienda limpiarlos suavemente con un cepillo extrasuave, haciendo un masaje que provocará el aumento de la circulación y, así, un sutil aumento en su volumen.

Durante la noche es bueno aplicarse hidratantes de cacao con aceite de oliva, que funcionarán como una crema reparadora.

Por el día será preciso utilizar protector solar y lápices labiales que contengan vitamina E, un muy buen antioxidante.

Útiles remedios naturales

Son diversos los remedios que contribuyen a mantener con eficacia la buena salud de los labios:

 

  • Medicina natural. Para disfrutar unos labios hidratados se pueden preparar ungüentos, como compresas de papaya o piña, o cremas, como la elaborada con cera de abeja rallada, miel, aceite de almendras y agua de rosas. También funciona aplicar aceite de oliva y dejarlo actuar un par de horas.

  • Fitoterapia. Se puede acelerar la curación de las grietas y las llagas que se producen en las comisuras (las “boqueras”) recurriendo a plantas emolientes, suavizantes, como la parietaria, y cicatrizantes, como la eufrasia, que se aplican normalmente mediante compresas o cataplasmas.

  • Homeopatía. Se pueden encontrar diferentes productos homeopáticos con beneficiosas acciones terapéuticas para el cuidado de los labios.

Si deseas más información sobre este tema o un consejo más personalizado, no dudes en contactar con tu farmacéutico Alphega. Haz click aquí para encontrar tu Farmacia Alphega más cercana, o escríbenos tus dudas en la sección Pregúnta a tu Farmacéutico, haciendo click aquí.

Localizador de Farmacias

Encuentra tu Farmacia Alphega más cercana:

Utiliza el espacio para buscar tu Farmacia Alphega más cercana

Alphega Farmacias de la A a la Z ►