Felices fiestas…¡sin excesos! 

chicas de compras con árbol de navidad

 

Es posible disfrutar de la Navidad y de las tradicionales comidas y celebridades familiares sin poner en juego la salud (ni la silueta). Sigue nuestros consejos para disfrutar de unas fiestas navideñas con moderación. 

Se acerca la Navidad y con ella algunas de las tra­diciones más entrañables: las reuniones familia­res, la lotería, los Reyes Magos… Pero también casi dos semanas de comidas pantagruélicas, regadas con alcohol y con los contundentes dulces navide­ños como colofón. Lo cierto es que, cada año, nos proponemos no cometer excesos, pero luego nos ponen delante unos platos tan ricos como calóricos que, además, se han preparado con todo el cariño del mundo y… ¿quién dice que no?

En Navidad podemos llegar a consumir en una sola comida el equivalente a uno o varios días com­pletos. Esta ingesta calórica excesiva se traduce en pesadez, gases e indigestiones. Al tratarse de alimentos más grasos y con más ácido úrico pueden llevar problemas a personas con el co­lesterol alto o hiperuricemia.

En definitiva, vale la pena moderarse durante esas fechas para llegar al nuevo año sin quilos ni achaques de más. Consíguelo siguiendo estos sencillos consejos:

La Navidad no debe convertirse en algo así como una “barra libre” para los excesos. Entre una celebración y otra debemos continuar con nuestra dieta equilibrada habitual: consumir muchas frutas y verduras y evitar las grasas.

Lo mismo sucede con la actividad física: no hace falta que hagamos vacaciones del movimiento: practica el deporte que realices habitualmente o, simplemente, anda, corre, nada o ve en bicicleta.

Acompaña los platos más calóricos con algo de verdura, sirve bonitas ensaladas para acompañar o escoge un caldo o crema ligera como entrante.

¡Ojo con el tamaño de las raciones! Para dis­frutar un plato no necesitamos consumir una gran cantidad de él. Sirve raciones pequeñas de los alimentos más calóricos.

Brinda con salud. El consejo anterior se apli­ca también en lo que respecta a las bebidas alco­hólicas: podemos acompañar la comida con una copa de vino sí, ¡pero no hace falta beberse toda la botella! Compagina el vino con un vaso de agua.

Los dulces navideños son una bomba ca­lórica cargada de azúcar. Un trocito de tu­rrón o un polvorón deberían ser suficientes.

Ni el turrón ni los polvorones deberían servirse como postre. En su lugar, una rica macedonia o un trozo de piña darán un toque de ligereza a la comida que los invitados agradecerán.

Si eres tú el invitado o invitada, no sucumbas a la presión. Los anfitriones estarán encantados de oír que te gustan sus platos, pero recuérda­les que “no es necesario repetir, gracias”. 

 

Contacta con tu farmacéutico o tu farmacéutica Alphega para recibir un consejos más personalizado. Clica aquí para encontrar tu farmacia Alphega má cercana o escríbenos tus dudas en la sección de contacto.

 

También te puede interesar: 

 

chico que le duele el estómago

Una navidad sin excesos

Ardor de estómago

 

 

Localizador de Farmacias

Encuentra tu Farmacia Alphega más cercana:

Utiliza el espacio para buscar tu Farmacia Alphega más cercana

Alphega Farmacias de la A a la Z ►