Guardería, consejos para los padres y las madres

La guardería puede convertirse en una pesadilla si no preparamos a los niños para ello, ya que supone un gran cambio en sus vidas. Por eso, debemos seguir un proceso de adaptación para que los más pequeños acepten esta nueva etapa lo mejor posible y conviertan la guardería en una actividad más de su día a día.

Hablar de la guardería con antelación

Si el niño ya es lo bastante mayor para hablar y razonar con él, debemos explicarle con varios días de antelación que va a empezar a ir a la guardería. Podemos contarle que allí hará nuevos amigos, podrá jugar, cantar, etc. Así le parecerá un sitio agradable al que ir. También debemos hacerles saber que allí no tendrá a sus padres, pero dejando claro que es un lugar agradable y divertido en el que no tiene por qué preocuparse. Si está en una edad en la que empieza a sustituir la leche materna por la comida sólida, es importante hacerle saber cuándo consumirá cada alimento y ponerlo en conocimiento de sus cuidadoras.

Conocer la guardería

Una buena opción es acudir varios días antes al centro para visitarlo juntos. Así, podréis conocer a las cuidadoras y los espacios donde pasará varias horas al día. Después de haber conocido la guardería junto a alguno de sus padres, relacionará más rápido ese espacio con un lugar de confianza. Además, podrá preguntarnos todas las dudas que tenga con nosotros y con la cuidadora y establecer una relación con ella.

No evitar la despedida

Puede parecer más fácil evitar la despedida e irnos cuando nuestro hijo o nuestra hija esté despistado/a. Sin embargo, eso provocará en el pequeño una sensación de abandono y miedo. Debemos transmitir tranquilidad al niño o a la niña y explicarle que no tardaremos en volver a buscarlo. Intenta mantener la tranquilidad cuando te despidas de él o ella ya que, si te ve triste, se preocupará.

No alargar el tiempo en la guardería más de lo necesario

Al principio, no dejes al niño o la niña en la guardería más horas de las necesarias. Si el trabajo os lo permite, reducid al máximo el tiempo que tiene que pasar allí o, incluso, acudir en algún descanso que tengáis a pasar un rato con el pequeño. Así, se irá adaptando poco a poco a esta nueva situación y no lo pasará mal cuando tenga que quedarse más horas.

Paciencia

Debemos ser pacientes durante este gran cambio en la vida de nuestros hijos. Para ellos, es un mal trago y necesitan que nosotros se lo hagamos lo más fácil posible. Debemos tener un extra de paciencia para que se sientan protegidos/as y en confianza, y mostrarnos tranquilos/as para que acepten la guardería como algo natural.

Estos consejos harán que la adaptación de nuestro hijo o hija a la guardería sea más tranquila. Sin embargo, cada niño/a tiene una personalidad diferente y puede reaccionar de maneras muy dispares. Algunos/as se acostumbrarán a la rutina en pocos días y otros tardarán meses, pero lo importante es que cuente con nuestro apoyo y comprensión a lo largo de todo el proceso. Así, cuando se adapten por completo, la guardería se convertirá en una parte fundamental de su día a día y disfrutarán con sus compañeros/as, sus cuidadores/as y las diferentes actividades y juegos.

Localizador de Farmacias

Encuentra tu Farmacia Alphega más cercana:

Utiliza el espacio para buscar tu Farmacia Alphega más cercana

Alphega Farmacias de la A a la Z ►