La celulitis

¿Qué es la celulitis?

La celulitis es una alteración de la superficie de la piel que se produce principalmente en mujeres y se localiza fundamentalmente en la región pélvica, en las extremidades inferiores y en el abdomen.

Se caracteriza por un conjunto de modificaciones en la textura del tejido subcutáneo, que provocan la aparición de nódulos celulíticos, denominados comúnmente "piel de naranja".

Tipos de celulitis

La celulitis se puede clasificar en dos grandes grupos: generalizada y localizada.

  • Generalizada, es una celulitis que acompaña a un estado de obesidad. Evoluciona con las etapas de la vida de la mujer: pubertad, embarazo y menopausia.
  • Localizada, es la más común. Las zonas afectadas con mayor frecuencia corresponden a la parte inferior del cuerpo (región pelviana, nalgas, muslos y rodillas).

En función de la consistencia de la piel se pueden distinguir diferentes tipos de lipodistrofia: dura o compacta, flácida o blanda, edematosa o acuosa y mixta.

  • Celulitis dura: característica de mujeres jóvenes que mantienen una actividad física común. La piel presenta un aspecto firme y compacto, difícil de pellizcar. Se localiza normalmente en la mitad inferior del cuerpo (cara interna de las rodillas, cara posterior de los muslos). Es caracterizada por ser la piel seca, y dolorosa al tacto.
  • Celulitis flácida: Se presenta en mujeres alrededor de los 40 años. La piel presenta un aspecto flácido, con poca consistencia, esponjoso, móvil, colgante y fácil de pellizcar. Se localiza sobre todo en la cara anterior de los muslos y brazos, no suele ser dolorosa.
  • Celulitis edematosa: Tiene una aparición precoz, generalmente en la pubertad. Es la menos frecuente y la más grave. Consecuencia de una excesiva retención de líquidos. La piel es brillante y delgada, se manifiesta con signo de Godet positivo, se produce una depresión tisular a la palpación con el dedo que persiste cuando se retira. Asociada a pesadez de piernas, edema, varices, calambres y dolor al tacto.
  • Celulitis mixta: En ella coexisten diferentes tipos clínicos de celulitis en la misma persona.

Causas de la celulitis

Son muchos los factores determinantes de la celulitis. Entre ellos se encuentran factores hormonales, hereditarios, dietéticos, higiénicos, psicológicos y trastornos coexistentes.

  • Hormonales: Los factores hormonales tienen un papel predisponente en la fisiopatología de la celulitis. Los estrógenos son la hormona más determinante en este problema.
  • Hereditarios: La predisposición hereditaria y genética tiene una gran influencia en la aparición de celulitis. Estos factores hereditarios incluyen el sexo: la celulitis es una alteración típica de la mujer (95%) que afecta tan sólo a un 5% de los varones.
  • Dietéticos: Una dieta inadecuada predispone a la agravación del proceso celulítico. Deben evitarse las dietas hipercalóricas porque favorecen la síntesis y almacenamiento de grasas en el tejido adiposo.
  • Higiénicos: Una vida sedentaria y la falta de actividad física contribuyen a la agravación de esta patología. Los hábitos posturales también están relacionados con la lipodistrofia ginoide, largos períodos de tiempo en la misma posición (sentada o de pie) o cruzar las piernas favorecen el estasis (estancamiento de sangre u otro líquido en una parte del cuerpo).
  • Psicológicos: Los trastornos psicológicos provocan un aumento de las catecolaminas (adrenalina y noradrenalina), que cuando alcanzan concentraciones altas estimulan la lipogénesis. Por esta razón el cansancio general, la ansiedad, el estrés, la depresión, etc., favorecen el proceso de formación de celulitis.

Síntomas de la celulitis

Los síntomas más destacados son:

  • Escaso tono muscular que produce deformaciones, zonas que se hunden o aplastan a la menor compresión.
  • Al caminar se aprecia balanceo de la masa celulítica.
  • "Piel de naranja" a simple vista.
  • Fatiga permanente.
  • Debilidad general.
  • Mareos y tendencia a la hipotensión.
  • Nerviosismo.
  • Insomnio.
  • Frecuentemente asociada con: varices, edemas blandos con retención de líquidos.

Consejos prácticos para combatir la celulitis

  • Mantener un peso saludable.
  • Dieta rica en frutas, verduras, granos integrales y carne magra (sin grasa), evitar la toma de mucha sal ya que retiene líquidos y provoca que se hinchen los tejidos.
  • Reducir el consumo de grasas, sal y azúcares.
  • Practicar ejercicio aeróbico regularmente, como subir y bajar escaleras, andar en bicicleta, nadar, caminar, etc.
  • Evitar variaciones bruscas de peso.
  • Controlar ansiedad y estrés.
  • Evitar el empleo de métodos anticonceptivos de tipo no hormonal.
  • Evitar ropa ajustada y los tacones ya que favorecen la celulitis.
  • Beber muchos líquidos, sobre todo agua ya que depura el organismo y favorece la eliminación de líquidos y toxinas.

Tratamientos para tratar la celulitis

La celulitis no se puede curar, se debe de recibir tratamiento de forma continuada. En el mercado actual existen un sinfín de cremas, pastillas e innumerables tratamientos que nos ayudan a eliminar o atenuar la apariencia de nuestra celulitis.

A continuación, te enumeramos los tratamientos más reconocidos para tratar la celulitis:

Métodos físicos y mecánicos:

  • Termoterapia: técnica que utiliza calor y frío para obtener vasodilatación.

  • Presoterapia: consiste en realizar masajes en sentido y dirección del flujo sanguíneo.

  • Drenaje linfático: técnica de masaje que realiza movimientos suaves de bombeo y presión rítmica.

  • Mesoterapia: consiste en la perfusión con agujas de 4 mm de pequeñas cantidades de sustancias activas directamente en la dermis de las zonas afectadas.

Tratamiento dermocosmético:

Los preparados cosméticos sólo presentan una eficacia probable si se aplican en una fase temprana del proceso. Su utilización constante mejora el aspecto y textura de la piel afectada, limita las acumulaciones de grasa y previene las complicaciones derivadas del proceso celulítico.

Los anticelulíticos deben utilizarse regularmente, una o dos veces al día durante todos los días del año.

 

Para un consejo más personalizado, no dudes en contactar con tu farmacéutico Alphega. Haz clic aquí para encontrar tu Farmacia Alphega más cercana o escríbenos tus dudas en la sección Pregunta a tu Farmacéutico, haciendo clic aquí.

Otros temas relacionados que te podrían interesar son:

Localizador de Farmacias

Encuentra tu Farmacia Alphega más cercana:

Utiliza el espacio para buscar tu Farmacia Alphega más cercana

Alphega Farmacias de la A a la Z ►