Meriendas saludables para los peques de la casa

La merienda es una de las comidas preferidas de los niños, pero… ¿elegimos una opción saludable? Las galletas, la bollería industrial o los zumos envasados son, en muchas ocasiones, los alimentos elegidos. Aparte de ser ricos en grasa y azúcares, no aportan los nutrientes necesarios que un niño necesita. La Asociación Española de Pediatría indica que la merienda debe aportar un 15% de las calorías diarias para mantener la energía hasta la cena. Además, es importante que sea nutritiva y equilibrada.

Alimentos que deben evitarse para los más peques de la casa

Un estudio reciente demuestra que el consumo de alimentos poco saludables aumenta en las meriendas de los niños entre 6 y 12 años. Estos son algunos de los más habituales:

  • Lácteos grasos. Aunque los lácteos como la leche o el yogur son buenas opciones para la hora de la merienda, el 76% de los niños que los consumen lo hacen en forma de natillas, flanes o batidos. Estos productos tienen un porcentaje de grasa muy superior al recomendado.
  • Bollería industrial. Una opción cómoda pero totalmente desaconsejable, ya que aportan gran cantidad de calorías pero no nutren. Son ricos en grasa y azúcar.
  • Bebidas azucaradas. Aunque los zumos pueden parecer una buena opción, lo cierto es que la mayoría de los que encontramos en el supermercado poseen una alta cantidad de azúcares. Debemos sustituirlos con zumos naturales o agua.

Algunas opciones ricas y saludables para la merienda de nuestros hijos

  • Yogur y fruta. Los lácteos y la fruta son una buena combinación para la hora de la merienda. Hasta los 3 años, es aconsejable consumir lácteos enteros y, a partir de los tres años, semidesnatados o desnatados. Algunas frutas que pueden acompañarlos son las peras, las manzanas o las nectarinas, entre otras.
  • Macedonia de frutas. Elige sus dos o tres frutas preferidas y haz una macedonia. Puedes añadir zumo de naranja natural.
  • Batido de frutas. Otra buena opción es elegir varias frutas y batirlas con yogur, así huiremos de los zumos envasados ricos en azúcares.
  • Bocadillos. Si nos decantamos por esta merienda tan tradicional, es más recomendable utilizar una barra de pan que el pan de molde. Si además utilizamos pan integral, la merienda será mucho más saludable. Algunos ingredientes nutritivos que podemos utilizar para su relleno son un queso bajo en grasa y jamón york natural o serrano.
  • Frutos secos. Son ricos en fibra, en vitaminas y minerales y en grasas saludables. Se pueden combinar con una pieza de fruta, como el plátano.
  • Bizcocho casero. Una alternativa más saludable que la bollería industrial, ya que aporta en torno a la mitad de las calorías y tiene menos grasa y azúcares. No es recomendable consumirlo a diario pero es una buena opción de vez en cuando.

La merienda es una comida muy importante del día y llena a los niños de energía para aguantar hasta la noche. Aunque resulta muy cómodo comprar productos procesados, es fundamental ser consciente de la importancia de seguir una alimentación saludable e inculcar estos valores a los más pequeños. Una buena opción es organizar las meriendas de toda la semana, así solo compraremos aquello que nos hayamos propuesto y no nos costará esfuerzo preparar las meriendas.

 

Para un consejo más personalizado, no dudes en contactar con tu farmacéutico Alphega Farmacia.

Otros temas relacionados que te podrían interesar son:

Localizador de Farmacias

Encuentra tu Farmacia Alphega más cercana:

Utiliza el espacio para buscar tu Farmacia Alphega más cercana

Alphega Farmacias de la A a la Z ►