Piel atópica en los bebés

 

Si has notado que a tu bebé le salen ronchitas en la piel y está intranquilo o que con los cambios de temperatura se le enrojecen las mejillas, es posible que presente piel atópica. Si sigues una serie de pautas podrás prevenir la aparición de los brotes.

 

¿Qué es la dermatitis atópica?

Se trata de una enfermedad crónica de la piel, que se caracteriza por una inflamación de la misma. A su vez, la piel está muy sensible e incluso seca, con descamación, y suele manifestarse en brotes más o menos agudos. En los bebés es muy frecuente la aparición de una erupción en la cara (sobre todo en las mejillas), el cuero cabelludo, en el tronco y las flexuras de los brazos y las piernas. En muchas ocasiones estas lesiones tienden a engrosarse e incluso pueden infectarse si se rascan.

La mayoría de los casos aparecen antes de cumplir los cinco años y tiende a desaparecer a medida que se van haciendo mayores. Actualmente no se conoce la causa de esta enfermedad, pero puede deberse a factores genéticos, a mecanismos inmunológicos y/o a trastornos en la función barrera de la piel. Ésta, está más susceptible de perder agua y de ser atacada por las agresiones externas ya que no se encuentra organizada “correctamente”.

 

Cuidados para la piel atópica de un bebé

Para reforzar la barrera cutánea y mejorar esta patología, es conveniente que empecemos a cuidar la piel de nuestro bebé desde el baño.

  • Utiliza esponjas naturales para evitar la fricción. Son preferibles los baños con agua templada.
  • Recurre a un gel dermograso y con pH fisiológico o 5.5. Aportarás la hidratación necesaria y ayudarás a reducir el picor. Los champús dermograsos especiales para niños también proporcionarán una acción emoliente, calmante y nutritiva.
  • A la hora de secar su piel, hazlo a toquecitos, nunca frotando, pues incrementarás su picazón.
  • Después del baño, aplica a tu bebé una crema emoliente con la piel aún húmeda. Es necesario que seas constante: el uso diario de cremas que mejoren la barrera cutánea hace que los brotes de atopía sean menos fuertes cada vez, y que se produzcan con menos frecuencia. Tu bebé y tu lo agradeceréis.
  • Por último, evita los ambientes demasiado secos, y los cambios bruscos de temperatura, agravarán el problema de tu bebé.

Es muy importante que estemos atentos a cualquier señal de nuestro bebé, pues ese estado de disconfort de la piel provocará que tu bebé busque la forma de rascarse (bien con la ropa de la cama, superficies, alfombras…) y le producirá cierto nerviosismo, que puede acabar en llantos descontrolados e incluso problemas para dormir.

 

Así mismo, consulta con tu farmacéutico cuales son los mejores productos, aptos para bebés, que le ayuden a recuperar el buen estado de la piel y conseguirás así, olvidarte casi por completo de la dermatitis atópica.

 

Localizador de Farmacias

Encuentra tu Farmacia Alphega más cercana:

Utiliza el espacio para buscar tu Farmacia Alphega más cercana

Alphega Farmacias de la A a la Z ►