Recupera tu piel en otoño

Chica acariciándose la cara con una toalla

Sin darnos cuenta ya tenemos el otoño aquí, y con ello hemos de prestar especial atención al cuidado de nuestra piel. Después del verano y de cara al invierno, nuestra piel necesita una serie de cuidados, es el momento idóneo para recuperar la luminosidad y el tono perdido durante estos meses.

El verano y sobretodo el sol, favorece el bronceado, la producción de vitamina D y aumenta nuestra sensación de bienestar. Pero la radiación solar también hace mella en nuestra piel. Durante todas estas jornadas intensas de sol, playa y actividades al aire libre nuestra piel sufre un proceso de deshidratación constante. Además, durante el verano seguro que nos hemos permitido caprichos que han acabado por afectar a nuestra alimentación, los cuidados y rutina diarias. Los hábitos de sueño y de actividad probablemente también cambiaron y todos esos factores afectan en mayor o menor medida a la calidad de nuestra piel.

Por tanto, no te preocupes si has notado que tu piel está más apagada, con tendencia a la descamación o más sensible. Incluso puedes llegar a ver que han aparecido nuevas marcas de expresión, arrugas o manchas. Entra dentro de la normalidad porque como te decimos tu piel ha sufrido un proceso de daño y de fotoenvejecimiento durante estos meses que debemos ayudar a reparar.

Así que la forma más sencilla de minimizar esos daños es ayudar a la piel a eliminar las sustancias que no necesita y aportarle los nutrientes que sí requiere. Hoy te explicamos los pasos que debemos seguir:

 

1. Limpieza profunda

Es el momento adecuado para ayudar a tu piel a que realice un proceso de regeneración profundo. Por ello, lo fundamental es iniciarse con una buena y correcta exfoliación.

Este paso es importante porque preparará a la piel para la absorción de nutrientes que son necesarios para favorecer su regeneración desde las capas más profundas hasta las capas más superficiales. La exfoliación es la mejor manera de eliminar las capas superficiales llenas de células muertas y dejarla libre de impurezas.

Así, conseguiremos que las capas profundas, que son las responsables de la fabricación de células puedan regenerar a la piel ofreciendo mucha más luminosidad y sobretodo, conseguir una piel más saludable.

Ten en cuenta que debes escoger entre varios tratamientos exfoliantes o peelings de diferente intensidad según tu tipología de piel y el estado actual de la misma. Asimismo, deberás iniciar tu rutina de limpieza diaria para mantenerla libre de impurezas.

 

2. Hidratación diaria

Si bien es cierto que tener una piel limpia tras el verano es importante. Aún lo es más que consigamos preparar la piel para el frío invierno. Como ya bien sabes, las bajas temperaturas pueden afectar a nuestra piel provocando un aumento de la sensibilidad cutánea.

Para cuidar adecuadamente tu piel, aporta nutrientes esenciales como las vitaminas (A, C y E), para hidratar (ácido hialurónico o proteoglicanos) o disminuir las manchas (ácido glicólico). Es importante que escojas una crema hidratante que sea capaz de actuar sobre el proceso de renovación de la piel, para poder mejorar su textura, reducir las arrugas, y minimizar las manchas.

 

3. Cuida tu alimentación

Por último y no menos importante, vuelve a tener hábitos saludables. La correcta hidratación mediante 1,5-2 litros de agua al día y el aporte de antioxidantes es fundamental para ayudar a nuestra piel a recuperar el tono perdido. Adecúa de nuevo tu dieta para que contengan verduras, frutas y legumbres.

 

Y recuerda que los tratamientos y cuidados siempre son más efectivos si son llevados a cabo con personal cualificado. Para un consejo más personalizado, no dudes en contactar con tu farmacéutico Alphega. Haz clic aquí para encontrar tu Farmacia Alphega más cercana o escríbenos tus dudas en la sección Pregunta a tu Farmacéutico, haciendo clic aquí.

Localizador de Farmacias

Encuentra tu Farmacia Alphega más cercana:

Utiliza el espacio para buscar tu Farmacia Alphega más cercana

Alphega Farmacias de la A a la Z ►