Salud de la Mujer : Menopausia 

Durante el verano, las farmacias Alphega ponen en marcha una campaña especial sobre la Menopausia. 

Durante esta época, el día a día de las mujeres sufre algunos cambios que pueden ser bastante molestos. Desde Alphega Farmacia, queremos ayudaros a que sea más llevadero, proporcionandoos información y consejos: 

¿Qué es la menopausia?

Se le llama coloquialmente menopausia a la época en la que a las mujeres se les retira la regla, sin embargo la menopausia es una de las tres etapas que componen el climaterio, que puede
durar entre 5 y 15 años.
· La perimenopausia: Esta etapa empieza alrededor de los 45 años de edad y puede durar varios años.
La producción de óvulos se va agotando y esto repercute en que se producen menos estrógenos, los
ciclos hormonales de la mujer se van espaciando hasta desaparecer por completo.
· La menopausia: Esta etapa va desde el momento en que desaparece definitivamente la menstruación hasta que pasa un año.
· La posmenopausia: A partir de un año tras la última menstruación.
 

Síntomas y signos más frecuentes 

Cada mujer es distinta y, mientras que algunas apenas notan síntomas en la menopausia, otras los padecen con intensidad durante meses o incluso años.
· Sofocos: se presentan como una sensación subjetiva de calor que se asocia co una vasodilatación cutánea y sudoración, seguida de un descenso de la temperatura corporal y una aceleración transitoria
de la frecuencia cardíaca. Estos síntomas suelen comenzar en la perimenopausia y desaparecen de
forma gradual con los años. Lo sofocos y las sudoraciones nocturnas pueden provocar alteraciones del sueño que favorecen la aparición de alteraciones psicológicas con cuadros de fatiga, ansiedad, irritabilidad, disminución de la concentración y de la memoria.
· Osteoporosis: La pérdida de masa ósea se produce por la descalcificación de los huesos y, en la menopausia, se ve intensificada por la pérdida de la acción protectora que las hormonas femeninas ejercen
sobre ellos.
· Obesidad: La menopausia se asocia a un incremento de peso, que acostumbra a ser de entre 2 y 4 kilos., aunque no se ha demostrado que sea a causa de la bajada de estrógenos, y puede estar relacionado con ingerir más energía de la que se gasta. En esta etapa aumenta la retención de líquidos y la grasa tiende a acumularse en el cinturón abdominal, y esto no sólo tiene implicaciones a nivel estético, sino que también aumenta el riesgo cardiovascular.
· Bienestar íntimo: Tras la menopausia se produce una pérdida de elasticidad de la vulva y una disminución de la lubrificación que puede causar dolor durante las relaciones sexuales.
 

Recomendaciones

· Haz ejercicio: En esta época es fundamental llevar un estilo de vida saludable. La actividad física ayuda
a controlar el peso, potencia la agilidad y también mejora la salud del corazón y de los huesos. Además
las mujeres que hacen ejercicio físico regularmente presentan menos probabilidades de sufrir sofocos.
· Cuida la alimentación: Para no ganar peso es recomendable hacer una dieta variada con muchas frutas
y verduras, hortalizas, legumbres, cereales integrales y frutos secos.
· Reduce el consumo de alimentos muy grasos, azúcar y bebidas carbonatadas, así como del café, el alcohol y el tabaco. Ten en cuenta que la obesidad predispone a que los sofocos y sudoraciones nocturnas
surjan con mayor frecuencia e intensidad.
· Cuida tus huesos y aleja la osteoporosis, la prevención y la detección precoz de la pérdida de masa ósea es clave para evitar su progresión:
• Camina todos los días al menos media hora
• Aumenta el consumo de alimentos ricos en calcio: productos lácteos, frutos secos, sardinas , legumbres y
vegetales verdes oscuros
• Toma el sol, activará tus niveles de vitamina D, que ayuda a absorber el calcio.
· Mímate y relájate, busca un espació para ti en tu día a día y utiliza algún método de relajación como el yoga, te ayudara disminuir la ansiedad y mejorará tu autoestima . También favorecerán tu memoria y la
capacidad de concentración.
· Hidrátate y cuida tu piel, debido a los cambios hormonales la piel pierde hidratación y se vuelve más seca y menos elástica. Utiliza una crema hidratante y nutritiva, y no te olvides de beber mucha agua, que además favorecerá tu funcionamiento renal y evitará la retención de líquidos.