Astenia otoñal

Astenia otoñal

Definición del proceso

Después de disfrutar del  verano llega el otoño y con él, el descenso de las temperaturas, la lluvia, los cambios horarios,  la rutina, el estrés del trabajo, la disminución de las horas de luz. Con todos estos cambios, podemos sentir una extraña y molesta sensación que es conocida como astenia otoñal.  
La astenia es un síntoma presente en varios trastornos, caracterizado por una sensación generalizada de cansancio, fatiga y debilidad física y psíquica, con principal incidencia entre las personas de 20 a 50 años, y mayor preponderancia en las mujeres que en los hombres.
¿Por qué el otoño nos deprime? Porque se reducen las horas de sol y cambian los ritmos vitales, produciéndose un desequilibrio interno. La luz solar es clave en la producción de ciertas hormonas en el cerebro como son la melatonina. Dicha hormona influye  en el sueño, la energía, la  regulación de hambre o temperatura del cuerpo. Al anochecer esta glándula reacciona a los bajos niveles de luz y comienza a producirse en mayor cantidad. Cuando disminuyen las horas de sol se produce más melatonina,  lo que hace que nos sintamos más somnolientos.  Ese aumento de melatonina genera un descenso de otra hormona llamada  serotonina o "hormona del humor" por lo que nos sentimos más tristes.
Este trastorno es generalmente leve y de corta duración, unos pocos días o semanas, y se produce por una mala adaptación a los cambios estacionales.
 

Síntomas

Los síntomas que presenta son tanto físicos como psíquicos e incluyen cansancio, debilidad generalizada, somnolencia, bajo estado de ánimo, dificultad de concentración y apatía, irritabilidad. También pueden aparecer falta de apetito, disminución de la libido e incluso un descenso de las defensas del organismo, por lo que somos más propensos a infecciones 

Posibles tratamientos

A pesar de todos estos síntomas, la astenia otoñal no es una enfermedad ni un síndrome, ya que sus efectos desaparecen en cuanto el organismo se ajusta a los cambios estacionales. Como en muchos otros problemas de salud, el mejor tratamiento es la prevención. Para ello, existen una serie de recomendaciones que pueden evitar la aparición de la astenia en otoño:

Una dieta equilibrada y unos hábitos de vida saludables permiten al organismo obtener los nutrientes que son necesarios para mantener el organismo en perfectas condiciones.


Astenia primaveral

Consejos prácticos

  • Procurar hacer una alimentación sana y variada, respetando en la medida de lo posible los horarios de las comidas.
  • Llevar unos horarios fijos para acostarnos y levantarnos y respetar un mínimo de horas de sueño  
  • Realizar actividad física regular, prioritariamente al aire libre y durante las horas del día. La actividad física moderada como caminar una hora al día supondrá un saludable mayor cansancio físico lo que mejorará la conciliación del sueño. Además la exposición a la luz del sol reducirá la presencia de melatonina y aumentará la serotonina,  por lo que la sensación de cansancio durante el día será menor.
  • Es importante una actividad intelectual que nos motive y estimule. Hacer tareas sencillas como los pasatiempos (crucigramas, rompecabezas, ajedrez, etcétera) o también  la lectura que estimulan el conocimiento y evitan las ideas negativas que acompañan al sentimiento de tristeza propio de la melancolía otoñal.
  • Regular progresivamente los horarios y actividades para normalizarlos y adecuarlos a las jornadas laborales o académicas.

No obstante, para algunas personas estas recomendaciones pueden no ser suficientes por lo que nos podemos ayudar de algunos suplementos de vitaminas y aminoácidos. Actualmente se pueden obtener en farmacias diversos complementos de vitaminas y aminoácidos que nos ayudan a sobrellevar mejor los síntomas de la astenia.

Entre los alimentos y los productos que nos pueden ayudar a vencer la astenia otoñal, podemos mencionar:

  1. Alimentos ricos en triptófano. Se determina que  para elevar el ánimo hay que elevar los niveles de  la serotonina,  denominada también la hormona  del humor . Para ello, debes consumir triptófano a través de la dieta, un aminoácido esencial precursor de esta hormona que actúa como antidepresivo. Lo encontrarás en: nueces, semillas de calabaza, tofu, huevos, queso, leche, pescado y carne de pavo o pollo. Además, los frutos secos son muy ricos en Vitamina B6 y magnesio,  su carencia provoca falta de tono muscular. También, su elevado aporte de ácidos grasos esenciales nos ayuda a mejorar el ánimo y aumenta el rendimiento intelectual
  2. Suplementos revitalizantes. Durante estos días de "bajón" puedes necesitar complementos enriquecidos con vitaminas y aminoácidos o revitalizantes como jalea real  y el ginseng.
  3. Aprovecharse de los alimentos propios de esta estación ya que tienen sustancias nutritivas necesarias para esta época del año.
  4. Verduras y frutas
  • Las colíferas (coliflor, coles de Bruselas) ricas en vitamina C y ácido cítrico.
  • La alcachofa y la berenjena que favorecen la digestión de las grasas y desintoxican el organismo.
  • Calabacín y calabaza ricos en vitaminas con acción antioxidante y poca energía. Indicados para depurar el organismo.
  • Setas ricas en vitaminas y minerales, alto porcentaje de fibra y muy bajo valor energético.
  • Los cítricos (naranjas, mandarinas) ricos en vitamina C que protegen nuestra mucosas y nos previenen de resfriados.
  • La granada es una fruta estacional con acción desinfectante y además también contiene el ácido cítrico que estimula la acción de la vitamina C.
  • Frutas más energéticas para combatir las bajas temperaturas como el membrillo, la chirimoya y la uva.

A fin de aumentar el nivel de vitalidad, se aconsejan también reducir el consumo de productos refinados y dulce.

Incluso  pueden ayudarte a superar esta etapa las infusiones de regaliz y de romero, que además de hacerte disfrutar con delicioso sabor, combaten el agotamiento y elevan el ánimo.

Es imprescindible que, antes de adquirir cualquiera de estos productos,  consulte a su farmacéutico sobre sus propiedades y sus efectos.

 

Para un consejo más personalizado, no dudes en contactar con tu farmacéutico Alphega. Haz click aquí para encontrar tu Farmacia Alphega más cercana o escríbenos tus dudas en la sección Pregúnta a tu Farmacéutico, haciendo click aquí.

 

Otros temas relacionados que te podrían interesar son:

- Defensas fuertes, otoño saludable

- Vuelta a la rutina

- Receta del otoño, energía extra